Verano, mejor periodo para reservar vacaciones de invierno

Verano, mejor periodo para reservar vacaciones de invierno
Share on Pinterest

Llegados casi a finales del mes de julio nos situamos a mediados del verano, la estación más calurosa del año. A pesar de considerarse temporada alta y, por tanto, ser uno de los periodos más caros para la reserva de alojamientos y billetes para diferentes medios de transporte, estas fechas suelen ser las elegidas por los turistas para emprender sus viajes. El calor aumenta las ganas de desconectar e ir a la playa, destino preferible por muchos de los viajeros. Muchas de las reservas que se llevan a cabo para estos meses se hacen a principios de año, ya que la planificación suele ofrecer ventajas como la posibilidad de elegir hoteles antes de que éstos se llenen y se queden sin habitaciones libres. También ofrece bajos precios para adquirir billetes de avión, trenes, autobuses o, incluso, alquiler de coches. Teniendo en cuenta esta lógica, ésta sería la época perfecta no solo para desconectar de la primera mitad del año, sino también para empezar a mirar las posibles vacaciones para finales de año. Las navidades son también temporada alta y, por tanto, conviene siempre tener las reservas con antelación.

Al igual que en verano muchas personas buscan el calor y la posibilidad de refrescarse en playas, lagos o piscinas, en invierno normalmente se busca el frío para sentir la llegada de la estación y disfrutar de unas navidades blancas, llenas de nieve. Para ello, muchas familias, así como grupos de amigos o, incluso, parejas deciden buscar ofertas para esquiar en Formigal en Diciembre o Enero. Esta estación de esquí de los Pirineos se sitúa en el nordeste de España y tiene zonas adaptadas tanto para principiantes como para los que sí están acostumbrados a las altas velocidades que este deporte puede alcanzar. Formigal se adapta también a todo tipo de situaciones, ya que cuenta con guarderías para los más pequeños para que los padres y familias puedan disfrutar de la nieve en condiciones, mientras sus niños se encuentran perfectamente cuidados por profesionales en las instalaciones de la estación. Además, a disposición de los turistas se encuentran varias cafeterías y restaurantes donde poder descansar, tomar un café o escuchar música.

Se trata de una opción perfecta para aquellos que quieran iniciarse en esquí o snowboard, ya que la escuela de Formigal cuenta con mñas de 40 años de experiencia. Todos sus monitores están avalados por la Federación Española de Deportes de Invierno, por tanto, están suficientemente capacitados para enseñar a sus alumnos las mejores técnicas para comenzar a esquiar de forma correcta.

En pocos días, las páginas web como Esquiades.com y otras de características similares estarán llenas de ofertas para las pistas de esquí y para los hoteles de alrededor. Cualquier persona que ya conozca sus días libres de diciembre podrá empezar a mirar e reservar el alojamiento que más le convenza. A parte de ser intermediarios entre hoteles y clientes, estas plataformas virtuales también ofrecen otro tipo de servicios como proporcionar información útil: estado de las pistas de esquí, tiempo en las estaciones de esquí, webcams, mapas de las pistas, situación de tiendas para alquiler y compra de material necesario para la práctica del deporte. Los turistas también pueden navegar por estos web sites para buscar trucos y consejos para principiantes.

Otros paraísos nevados

Formigal no es la única estación de esquí de España y alrededores; existen otras a las que los turistas también van con cierta regularidad: Grandvalira, Vallnord, Port Ainé, Baqueira Beret o Sierra Nevada, entre muchas otras. Algunas de éstas están situadas en Andorra, un país pequeño de los Pirineos que se sitúa en la frontera entre España y Francia. Además de buenas zonas para esquiar dadas por su situación geográfica, este territorio también cuenta con balnearios conocidos a nivel europeo. El centro termal Caldea ofrece a sus clientes la posibilidad de desconectar a través de una experiencia de bienestar entre aguas termales llenas de contrastes. Desde el 26 de marzo de 1994, este balneario de 9680 metros cuadrados permite a hasta 2646 personas (capacidad simultánea) disfrutar de unas horas de relax.

Estas estaciones están situadas en montañas que, obviamente, no tienen nieve durante todo el año, pero sí siguen ofreciendo otro tipo de actividades durante las épocas más calurosas para seguir mantiendo vivo el turismo de la zona. Algunas de éstas son: rafting, barranquismo, kayak, hípica, quad doble, paintball, puenting, trekking, entre otras. Estos deportes se pueden realizar tanto durante el invierno como durante cualquier otra estación del año.

Los turistas interesados en reservar con antelación sus vacaciones de invierno pueden mirar algunas ofertas para estas semanas y echar un vistazo a la zona antes de visitarla para el invierno. Las páginas web de búsqueda de ofertas están a tan solo un click de ofrecer alojamiento y actividades realmente apetecibles y precios muy competitivos. ¿Por qué no hacer una última escapada este verano y prepararse para el otoño?

Deja un comentario