Budapest con niños

Budapest con niños
Share on Pinterest

A Budapest se la conoce como la Perla del Danubio y es una de las tres capitales más bellas de centro Europa, junto con Viena y Praga. Su grandeza arquitectónica es indiscutible. A cada lado del río nos encontramos con construcciones imponentes que recuerdan el pasado imperial de la ciudad. Palacetes, balnearios, jardines, edificios regios… todo esto y más forma parte de Buda y Pest, esas dos ciudades separadas por el Danubio que conforman hoy la capital de Hungría.

La oferta de actividades en Budapest es amplia. En la web 101viajes.com podéis encontrar múltiples propuestas de rutas y visitas para disfrutar en familia.

Viajar con niños a Budapest

vacaciones en Budapest con niños

Moverse por la ciudad es fácil; si adquirís la Budapest Card podréis utilizar todos los transportes sin límite y además es gratuita para los niños menores de 6 años.

La moneda en Hungría es el florín, así que tendréis que proveeros de cambio. Al no trabajar con el euro, los precios son bastante más asequibles que en el resto de Europa. Lo notaréis desde el primer momento, sobre todo en la alimentación.

Cruceros por el Danubio

Surcar el Danubio es una de las experiencias que no os podéis perder en Budapest, y los niños lo agradecerán. La oferta de transporte fluvial es amplia; podéis encontrar desde cruceros turísticos con cena incluida, hasta líneas regulares que van recogiendo y dejan pasajeros en diversos puntos del trazado.

La ruta es espectacular, especialmente de noche. Los puentes y los edificios iluminados dan al paseo una magia especial. El recorrido permite contemplar desde el agua el famoso puente de las Cadenas, la isla de Buda con el Bastión de los Pescadores y el impresionante Parlamento, emblema de la ciudad. La mayoría de cruceros dan una vuelta completa a la isla de Santa Margarita, situada en el extremo norte del río, y regresan al punto de partida.

Balnearios y parques acuáticos

Si viajáis a Budapest, no os olvidéis el gorro y el traje de baño. En la ciudad existe un fuerte apego a los balnearios, heredado de la influencia turca. Son establecimientos asequibles y muy bien equipados, que suelen estar muy concurridos en cualquier época de año.

Uno de los balnearios más emblemáticos es el Széchenyi, construido en 1913.  El edifico, de estilo barroco, abre todos los días del año y cuenta con 16 piscinas termales interiores y 3 exteriores. Además, tiene jacuzzi, 12 saunas, baños turcos y salas para terapias.

Al margen de los balnearios, la oferta acuática de Budapest incluye diversos parques acuáticos familiares que pueden disfrutarse en verano. Romái, Csillaghegy o Paskál son algunas de las propuestas.

El circo de Budapest

La capital de Hungría cuenta con uno de los circos estables más antiguos de Europa: el Circus of Budapest. Fue inaugurado en 1891 y está situado en el Varosliget Park, justo delante del Balneario Széchenyi. Aunque las representaciones sean en húngaro, vale la pena asistir a alguna de sus representaciones. Hay música en directo, payasos, acróbatas, malabaristas y magos. También incluye números con animales adiestrados, como leones, elefantes y tigres.

Y si queréis seguir viendo animales, no hace falta desplazarse muy lejos. Dentro del mismo parque Varosliget os encontraréis con el Zoológico de Budapest, uno de los más antiguos de Europa.

Deja un comentario