Viajar a Roma con niños: descubre Tívoli

Viajar a Roma con niños: descubre Tívoli
Share on Pinterest

Si vais a viajar a Roma con niños y disponéis de unos cuántos días, o si no es vuestro primer viaje y queréis conocer cosas nuevas, os hacemos una sugerencia; a pocos kilómetros de la capital, animaos a descubrir Tívoli y sus maravillosas villas, Villa d’Este Villa Adriana.

Dos joyas de dos épocas de oro del arte italiana, la edad romana y el barroco. Preciosos jardines, fuentes sorprendentes, los restos de los palacios imperiales de Adriano… una hermosa excursión en el verde, rodeados de arte y belleza. ¿Os gustaría saber más sobre esta excursión cerca de Roma con niños?

Viajar a Roma con niños. Descubre Tívoli

Tívoli es una pequeña ciudad de 55.000 habitantes, que se encuentra en el noreste de la capital italiana. Gracias a su cercanía con Roma, su paisaje agreste y su clima más fresco, se convirtió en un lugar de veraneo ya desde los tiempos de la antigua Roma.

Entre los monumentos que testimonian este glorioso pasado quedan restos de templos, murallas y puertas romanas, como así también iglesias y villas de época renacentista y barroca. Hoy nos dedicaremos a los dos lugares más famosos de TívoliVilla d’EsteVilla Adriana.

Podéis recorrer ambas villas en un día. Cogiendo el tren desde la estación Roma Tiburtina, en 50 minutos estaréis en Tívoli.

Viajar a Roma con niños. Villa d’Este

A aprox. 1 km de la estación de tren, en el centro de la ciudad, se encuentra Villa d’Este. Esta villa fue realizada para el cardenal Hipólito d’Este , que quería igualar la magnificencia de Villa Adriana. El resultado es una villa con un jardín repleto de fuentes, grutas y juegos de agua, un triunfo del barroco y el manierismo, imitado en muchos otros jardines europeos.

A pesar de que el edificio noble también tiene muchos puntos de interés, son sin duda los jardines los que os dejarán boquiabiertos a vosotros y vuestros peques. Organizado en una serie de terrazas con escalinatas y desniveles, la vista desde el palacio es simplemente estupenda. El paseo central, largo más de 100 metros, está rodeado por cien fuentes.

Paseando luego por los jardines las sorpresas os esperan a cada paso; la Fontana dell’Ovato, con su triunfo de rocas, piedras y chorros de agua que representan los montes Tiburtinos y sus ríos; la Fuente de los Dragones, en el corazón del parque; la Fuente de Neptuno, realizada en origen por Juan Lorenzo Bernini; completanto la escenografía de esta fuente, por debajo se encuentran 3 espejos de agua, y por encima la Fuente del Organo, que gracias a un mecanismo accionado con el agua puede tocar melodías que todavía hoy podemos oír a horarios determinados (desde las 10.30h cada 2 horas).

Villa d'Este
Imagen: Neo_II

Si habéis visto el vídeo de aquí arriba no hace falta agregar mucho más. Es un lugar realmente mágico, donde a cada paso nos sorprende la belleza del agua, el verde y el talento humano.

  • Horario: cerrado los lunes, el 1 de enero, el 1 de mayo y el 25 de diciembre. La villa abre todos los días a las 8.30h y su horario de cierre depende de la época del año, podéis verlo aquí
  • Tarifas: adultos 8€; niños hasta 18 años gratis (para ciudadanos de la Unión Europea, previa presentación de un documento). El primer domingo de cada mes la entrada es gratis
  • Más información (en italiano)> página oficial de Villa d’Este

Viajar a Roma con niños. Villa Adriana

Villa Adriana
Imagen: Andy Hay

Para llegar a Villa Adriana desde el centro de Tívoli, podéis coger el autobús número 4 (línea CAT) desde la estación de tren. La parada se encuentra a 300 mt de la entrada de la villa.

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999, Villa Adriana fue construida por el emperador Adriano entre 118 y 138 d.C. ¿Sabíais que este gran emperador era español? Nació en Itálica, la zona del Imperio Romano que hoy corresponde a Sevilla.

Aunque la villa en los tiempos de Adriano se extendía por 120 hectáreas, hoy en día se pueden visitar aprox. 40. Adriano era un emperador amante del arte y la cultura, con grandes dotes de arquitecto. Él mismo participó en el proyecto de esta magnífica residencia, que se diferencia bastante de los canones de la época. Villa Adriana comprende los restos de edificios residenciales, termas, ninfeos, pabellones y jardines. Eran varios edificios conectados entre sí, no solo en la superficie, sino también por una red subterránea de pasadizos ¡donde podían circular hasta carros!

Descubriréis estas maravillas arquitectónicas sumergidas en el verde paseando entre árboles centenarios: olivos, nogales, cipreses y encinas, que son el hogar de muchas ardillas. También hay grandes pinos y árboles del amor, que en primavera se tiñen de rosa.

A los peques les sorprenderá encontrarse con muchos gatitos curiosos que viven en la villa, y en los espejos de agua, tortugas tomando sol y carpas nadando.

El recorrido completo a la villa os llevará unas 3 horas, el recorrido por los principales monumentos 1.30h. En la boletería os pueden facilitar un mapa, o también podéis verlo aquí.

  • Horario: cerrado el 1 de enero, el 1 de mayo y el 25 de diciembre. La villa abre todos los días a las 9h y su horario de cierre depende de la época del año, podéis verlo aquí
  • Tarifas: adultos 8€; niños hasta 18 años gratis (para ciudadanos de la Unión Europea, previa presentación de un documento). El primer domingo de cada mes la entrada es gratis
  • Más información (en italiano)> página oficial de Villa Adriana

En Pequeviajes os recomendamos con entusiasmo este plan si vais a viajar a Roma con niños. Pasaréis un día al aire libre, entre bellezas naturales y arquitectónicas únicas al mundo, y podéis hacerlo a vuestro ritmo, teniendo en cuenta la edad de los peques y las ganas que tengáis de caminar. Podéis dedicar la mañana a una de las villas y la tarde a otra. Llevad zapatos cómodos, agua y gorrito en verano ¡y muchas ganas de curiosear! En Villa d’Este practicamente todo el recorrido es asfaltado, mientras que en Villa Adriana buena parte es sobre la hierba, si vais con bebés y os es posible, elegid la mochila en lugar del carrito.

Otra joya de Tívoli es la Villa Gregoriana, pero ya os hablaremos de ella en otra ocasión.

También te puede interesar:

Imagen principal: Angel de los Rios

Deja un comentario