Castillo de Peñíscola, ¡donde la historia es leyenda!

Castillo de Peñíscola, ¡donde la historia es leyenda!
Share on Pinterest

Castillo Peñíscola… una fortaleza de origen medieval ¡con vistas a la playa! El Castillo de Peñíscola es una fortaleza que ocupa la zona más elevada del peñón sobre el que se sustenta la antigua ciudad de Peñíscola. Se contruyó entre finales del siglo XIII y comienzos del XIV; sus promotores, los enigmáticos templarios, la edificaron a imagen y semejanza de los castillos de Tierra Santa. ¿Será por eso que es un castillo lleno de leyendas y misterios?…

Hoy os contamos todo lo que tenéis que saber para visitar el Castillo de Peñíscola con los peques. No os perdáis las leyendas que os contaremos, ¡harán más divertida la visita!

Castillo Peñíscola, la historia


El Castillo de Peñìscola fue construido para los famosísimos templarios, estos caballeros rodeados de misterios y leyendas protagonistas de tantas páginas de la historia. Lo construyeron entre 1294 y 1307, cuando ya la Orden estaba en declino. Este castillo surgió sobre los restos de la antigua alcazaba árabe.

Además entre estos muros encontró refugio Benedicto XIII, más conocido como “el Papa Luna” o el Antipapa, que pasó en esta fortaleza sus últimos años. De hecho, al castillo Peñíscola también se lo conoce como Castillo del Papa Luna… Cuánta historia ¿verdad?

El Papa Luna, Benedicto XIII de Aviñón,  se trasladó en 1411 a Peñíscola convirtiendo su castillo en palacio y biblioteca pontificia (una de las mejores del mundo a la época). Desde aquí siguió defendiendo su convicción de ser el verdadero Papa de la Iglesia Católica hasta el momento de su muerte.

Castillo Peñíscola, las leyendas

Castillo de Peñíscola

La leyenda del Castillo y el Papa Luna. Cuenta la historia que Clemente XIII estaba listo para embarcar en el puerto de Colliure, temiendo por su vida. Habían intentado envenenarle y el único lugar donde se sentiría al seguro era el Castillo de Peñíscola, bajo la protección de los reyes de Castilla y Aragón. Embarcó en una pequeña galera rumbo a España a pocos amigos fieles. De repente, en medio de la travesía, se alzó una terrible tormenta. Tan fuerte era, que todos temieron no salir con vida de la tempestad. Pero el anciano pontéfice se paró en la proa del barco e invocó al cielo: ¡Señor, si soy el verdadero Papa, sálvanos!

Poco a poco el mar se fue calmando, y desde entonces, el Papa Luna se atrincheró en el Castillo y nunca se rindió. Se cuenta que al morir, excomulgado y hereje, no logró el descanso eterno y aún vaga por el castillo, repitiendo su famosa frase: ¡el verdadero Papa soy yo!

Los lugareños le tenían cariño al Papa Luna por su gran sabiduría y bondad. Además le atribuían milagros, como el ya citado de aplacar tormentas; también le adjudicaban poderes curativos, como la conocida “Tisana del Papa Luna”, que aún hoy se puede probar en Peñíscola.

Otras leyendas sobre Papa Luna cuentan que construyó en una sola noche una escalera que iba hasta el mar; en esta construcción perdió el anillo papal,  que aún no ha sido encontrado. Tampoco se ha encontrado el Códice Imperial, un enigmático pergamino escrito por el emperador Constantino, que desapareció tras la muerte del Papa Luna.

La visita al Castillo de Peñíscola

Los espacios visitables, gestionados por la Diputación de Castellón, están constituidos por el propio Castillo y el Parque de Artillería; este último rodea la fortaleza por el lado del mar. Ambos espacios no están comunicados, pero se visitan con una entrada única.

La entrada al Castillo Peñíscola se encuentra en la Calle Castillo, donde están las taquillas. Para entrar al Parque de Artillería hay que dirigirse a la Calle Santos Mártires.

En el castillo pueden visitarse maravillosas estancias que conservan el sabor románico plasmado por los templarios, como así también las dependencias pontificias donde se respira la historia del Papa Luna. Las antiguas caballerizas, el Cuerpo de Guardia, el Patio de Armas; la Biblioteca, el Estudio, la Iglesia, el Salón del Trono. Y también las Terrazas, con estupendas vistas.

El Parque de Artillería es un área militar, con baterías, túneles y rampas que conectan con la zona marítima en el exterior del recinto. Los jardines que las rodean fueron realizados en el siglo XX. En la zona inferior se pueden visitar las fortificaciones construidas en tiempos de Felipe II, en el último cuarto del siglo XVI. La zona superior de fortificaciones y jardines, conecta con el castillo medieval y con la zona el faro.

Castillo Peñíscola, información práctica

Castillo Peñíscola

  • Horarios: Invierno (del 16 de octubre al Domingo de Ramos) de 10:30 a 17:30h. Verano (del Domingo de Ramos al 15 de octubre) de 9:30 a 21:30h. Cerrado 1 y 6 de Enero (cerrado todo el día); 7 de Septiembre (cerrado todo el día); 8 de Septiembre (cerrado hasta las 15:30h.); 9 de Septiembre (cerrado todo el día); 9 de Octubre (cerrado todo el día); 25 de Diciembre (cerrado todo el día)
  • Precios: General 5€; Niños de 9 a 16 años 3,50€; Niños menores de 8 años gratis.
  • Dónde dormir en Peñíscola> Gran Hotel Peñíscola

Imágenes ©Diputación de Castellón

Deja un comentario