Bosque de Oma, un lugar encantado en Vizcaya

Bosque de Oma, un lugar encantado en Vizcaya
Share on Pinterest

El Bosque de Oma es un bosque muy especial, ya que los árboles se han transformado en obras de arte gracias al trabajo del pintor y escultor Agustín Ibarrola. Dar un paseo por este bosque significa no solo disfrutar de la naturaleza y el arte, sino también jugar con el punto de vista y la profundidad, que hacen surgir de la nada composiciones misteriosas.

El Bosque Pintado de Oma se encuentra en plena Reserva de la Biosfera de Urdaibai, en el municipio de Kortezubi (Vizcaya). Si buscáis un plan que os permita disfrutar de la naturaleza en familia, de un modo completamente diferente, no os perdáis todo lo que os contaremos en este post.

Bosque de Oma, arte y naturaleza

Bosque Pintado de Oma
Imagen: Rafael Villa

En el Bosque Pintado de Oma,  el pintor y escultor Agustín Ibarrola usó el paisaje como soporte y materia prima de su obra. El artista dibujó y pintó sobre los troncos figuras humanas, animales y figuras geométricas. Paseando por el bosque, hay que estar muy atentos porque de repente, desde determinados puntos de vista, los diferentes troncos pintados se unen para formar un nuevo y mágico dibujo…

Para encontrar estos puntos desde los cuales se descubren estas imágenes escondidas, veremos flechas en el suelo. En total, hay 47 obras pintadas en el Bosque de Oma; obras que conforman un especial museo al aire libre; o en realidad mucho más que ello: un lugar mágico, donde la naturaleza parece cobrar vida y acompañarnos con la vista durante el paseo.

La ruta del Bosque Pintado de Oma

Bosque de Oma
Imagen: Damien Moureaux

Podemos dejar nuestro coche en el Parking de Lezika-Basondo, el Bosque de Oma se encuentra a 3 km de allí. Tardaremos unos 45 minutos en llegar hasta el bosque. Una vez en el bosque, recorreremos una senda que lo atraviesa en descenso, hasta desembocar entre las casas del barrio de Oma. Desde allí podemos volver al parking por el Valle de Oma, o seguir caminando hacia el interior del Valle.

El recorrido circular tiene aproximadamente 7 km, se realiza en unas 2 horas, más el tiempo que podamos detenernos a admirar las obras. Se trata de una ruta sencilla, apta para niños, pero que sin embargo puede resultar complicada con cochecitos de bebé o para personas discapacitadas.

La Cueva de Santimañe

Las misteriosas composiciones del Bosque Pintado de Oma en cierto modo conectan con las representaciones paleolíticas de la cercana cueva de Santimamiñe. Considerada el principal yacimiento prehistórico vizcaíno, Santimamiñe es una cueva donde se han descubierto restos y pinturas rupestres datados en el Paleolítico Superior (entre 14.000 y 9.000 años a.C.). En la cueva pueden verse pinturas que representan animales: bisontes, caballos, cabras, un ciervo y un oso. Fuero realizadas con carbón, por lo que son todas negras. La Cueva de Santimañe está en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 2008.

Actualmente las cuevas se encuentran parcialmente cerradas al público, aunque se realizan visitas guiadas donde se explica el trabajo arqueológico que se está realizando, y se puede recorrer virtualmente la cueva en el centro de interpretación, donde se encuentra una réplica virtual en 3D.

Más información sobre Santimañe

Bosque Pintado de Oma, información práctica

Cómo llegar

  • En coche: Desde Gernika-Lumo, coger la circunvalación, dirección Lekeitio, por la BI 638 hasta la rotonda de Barrutia. Continuar por la BI2238 y tras pasar el barrio de Idokiliz tomar el desvío  a la derecha por la BI 4244, hasta el final de la carretera, en el aparcamiento de Lezika.
  • Tren:  Euskotren (94 625 11 82) tiene servicio hasta Gernika, desde donde se puede llegar a pie (distancia aproximada: 7Km).
  • Autobús: Bizkaibus (94 612 55 55) tiene servicio hasta Kortezubi, desde donde hay que seguir a pie (distancia aproximada: 3 Km).

También te puede interesar:

 

Imagen principal: Andara Rutas

Deja un comentario